lunes, 15 de agosto de 2016

Iván de Vargas, patrón de San Isidro, ¿reconquistador de Madrid o noble posterior?

Durante el año que llevamos leyendo sobre los Vargas de Madrid, destaca la figura de Iván (algunos lo escriben Juan) de Vargas -casado con doña Nufla-, al que la tradición tiene por patrón de San Isidro, cabeza primigenia de cuantos mayorazgos y distinciones disfrutaron los Vargas madrileños, y cuya ascendencia invocaron los Gudieles de Vargas hasta finales del siglo XIX para poseer una llave del sepulcro del Labrador y estar presente en su apertura.

En estos meses de indagaciones, en nuestras lecturas de relaciones antiguas se repetía una discordancia temporal entre la presencia de Iván en la reconquista de Madrid por Alfonso VI (1083), dada por buena en numerosas obras de diversos siglos, y los registros genealógicos que algunos de estos mismos estudios referían. Y ello por dos motivos: en primer lugar, el número de grados de descendencia registrados desde Iván hasta los Vargas del 1500 eran insuficientes para alcanzar cuatro siglos; en segundo lugar, dado que varias crónicas le tratan como familiar cercano de Hernán Sánchez de Vargas (éste aparece como hijo suyo o marido de su hija/nieta María de Vargas), noble que no puede tener parentesco tan directo con un guerrero del 1083 ya que tomó partido a favor de Pedro I en la guerra que perdió frente a su hermano Enrique II (1366-1369).

Esta tarde hemos encontrado un fragmento que quizás resuelva el enigma, recogido en una hagiografía de Santa María de la Cabeza (esposa de San Isidro) escrita por Francisco Antonio Serrano, padre jesuita y profesor de Teología Moral de mediados del s. XVIII. Según el religioso, el Iván de Vargas recordado como amo de San Isidro, no sería un reconquistador de Madrid, sino un noble mozárabe descendiente de los tres Vargas que acompañaron a Alfonso VI en 1083, quienes fueron distinguidos con tierras en Madrid y Toledo. El célebre Iván heredaría estas tierras -al menos en parte- y empleó al Labrador en la alquería Eraza, sita en el término madrileño de Talamanca del Jarama, y másadelante  otras tierras de la provincia, entre ellas la actual pradera de San Isidro.

Otros autores citan también a Eraza como lugar de trabajo y morada del labrador, y sitúan la alquería en el camino a la vecina Caraquiz (Guadalajara), localidad esta última que aparece en varios escritos como lugar de nacimiento de Santa María de la Cabeza -privilegio que los alcarreños disputan con otros municipios madrileños- e incluso como vecindad del matrimonio antes de mudarse a Eraza. Como curiosidad, Nicolás José de la Cruz (jurista  y miembro de la Orden de los Mínimos) afirma que los futuros santos aceptaron la propuesta de trabajo en Talamanca debido al buen número de eclesiásticos con que contaba la histórica villa y la facilidad para asistir a celebraciones litúrgicas.

En el fragmento el padre Serrano reseña varias fuentes, entre ellas los autos de las canonizaciones del santo matrimonio: Proceso de San Isidro, fol. 170. Pregunta tercera volum. 2 & fol. 83.in. I volum. & fol.236 Pregunta primera, vol 3. Ргосeso de la Canonización de la Santa, ultim. volum. Testigo primero en varias partes; Don Alonso Núñez de Caftro, Chronica de S.M. Antigüedad, y Nobleza de la Casa de Feloaga; Quintana, Vida de Sàn Isidro. Cruz, en la misma. El Marqués de Villanueva en su Genealogía de los Vargas de Madrid.

El buen encuadre temporal del relato de Serrano en las genealogías conocidas de Iván de Vargas, así como que se refiera a "irrefragables testimonios" recogidos sobre la ascendencia y hacienda del amo de San Isidro -testificales que además sitúa en folios concretos de los procesos de canonización- dotan de verosimilitud al relato. De esta manera, el Iván de Vargas que empleó al Labrador no habría participado en la reconquista de Madrid, sino disfrutado las prebendas ganadas por sus antepasados en tal acción bélica un siglo antes de su nacimiento.

Autor: Rafael Delgado Maldonado de Guevara
maldocanaz@gmail.com
Recordamos que los artículos son de libre uso por terceros, pero tanto el autor como el blog deberán ser citados en aplicación de la normativa vigente, así como las fuentes utilizadas.
Nos ponemos a disposición del lector interesado en esta temática para ampliarle información, así como agradecemos a los lectores que compartan con nosotros sus conocimientos.


FUENTES UTILIZADAS

DE ARGAIZ, Gregorio. La soledad laureada, por San Benito, y sus hijos en las Iglesias de España, y Theatro Monastico de la Provincia Betica. Tomo IV. En Madrid, por José Fernández de Buendía. 1675. P. 145-146

Antes que entrara en Madrid tengo por cierto, que este Santo se paso a vivir a Talamanca con su muger; роrque es tradicion que en ella tuvo a renta una hazienda de vn vezino de Madrid, llamado Iban de Vargas, de quien diremos luego. Esto lo asegura Geronimo de Quintana diziendo el nombre del termino donde tenia la heredad, y alqueria, que le llamava Eraza: y aviendo de Carraquiz a Talamanca una legua, mas cierto es que de Carraquiz se palsò a vivir à la Alqueria de Eraza, y a Talamanca, que no el que fuesse desde Carraquiz a labrarla, y cuidar de ella.


DE LA CRUZ, Nicolás José. Corona de cortesanos, y lauro de labradores, y exemplar de cortesanos. La vida, virtudes y milagros de San Isidro Labrador. En Madrid, por Miguel Francisco Rodríguez. 1741. 

DE LA CRUZ, Nicolás José. Vida de San Isidro Labrador Patrón de Madrid, adjunta la de su esposa Santa María de la Cabeza. Imprenta Real,  1790. Pp. 61-63

Un Cavallero natural de Madrid, llamado Iban, que es lo mismo que Juan, de la muy antigua, y noble familia de los Vargas, tenia en la jurissdiccion de Talamanca, distante una legua corta de Caraquiz, una muy buena hacienda de heredades, y tierras, en el termino que llamaban Eraza. Pues, ó por aver muerto, ó por aver faltado quien cuidaba de esta hacienda, passó Iban de Madrid a Talamanca, para registrar aquellas, heredades, y poner quien cuidasse de su labor. Corría a la sazón por todo aquel contorno la fama de los prodigios, que obraba el Labrador Isidro; y aun que no todos los creían, muchos les daban entero credito. Ellos le veneraban con respeto, y aquellos le miraban con temor, y por unos, y otros se estendia su nombre. En todos aquellos Pueblos se hablaba mucho de su virtud, y le alababan de hombre de bien, de muy juicioso, y de mucha verdad.

Oyendo el noble Iban de Vargas a los Labradores de el Lugar hablar de Isidro, y de María algunas veces, refiriéndole lo bien, que vivia en Caraquiz, su mucha Christiandad,y cuidado grande de su casa, y labor, quizas con estas noticias, y otras vendría en conocimiento de aver tratado al Santo en Madrid.

(...)

Passo Don Juan de Vargas a tratarlo con Isidro, quien, porque ya avia cumplido el arrendamiento de Caraquiz ó porque el vecino de Torrelaguna quiso administrar por si sus heredades, admitió el cargo, y cuidado de Eraza. Ajustose con el Cavallero Vargas , y con el consentimiento de su Santa Muger passaron su casa y vecindad á Talamanca.

Era Talamanca en aquel tiempo uno de los mayores Pueblos de Castillas y aunque no tan florido y populoso como antes, mucho menos arruinado, que le vemos depues. Esta situado a la mesma ribera de el Rio Xarama, á la parte Oriental, y en los vestigios que aún no ha podido sepultar entre sus muchas ruinas la fatalidad dé los tiempos, se esta manifestando la suntuosidad, que en lo pasado corono la grandeza de esta población antiquissíma. Tenia entonces algunas Iglesias, con buen numero de Eclesiasticos, que no era poco, á causa de las recientes extorsiones, que avia padecido de los Moros, por perderla, y de los Christianos por ganarla. La oportunidad, que aquí avia para frequentar los Sacramentos, oir Misa, y assistir á los Sermones, y Divinos Oficios, fue el principal, entre otros motivos, para dejar Isidro, y Maria a Caraquiz, y passárse a esta Villa. Estando ya de assiento en ella, comenzó el Santo Labrador á cuidar de la hacienda de el noble Vargas, tan a satisfaccion de este buen Cavallero, que fue Isidro su total confianza, como despues diremos.

SERRANO, Francisco Antonio. Historia puntual, y prodigiosa de la vida, virtudes y milagros de la B. María de la Cabeza. Madrid por Gabriel Rodríguez. 1752. P. 104-106

Es tan grande, y tan antigua la "Nobleza de esta Casa, ( dice el nunca bien celebrado Don Luis de Salazár, Principe dé los Genealogistas) que сasi se puede decir, es immemorial, sino fuera por las Historias, que la traen a la memoria. Hallase puesta en los mas veridicos Anales, Archivos, y Padrones, por antiquissima Casa Solariega de Madrid, desde que el Rey Don Alonso el Sexto la gano de los Moros, el año de 1083. quedando solo la duda, de si, antes de esta Conquista, estaba yà en esta Villa la Casa de Vargas, o si quedo despues heredada. Pero siendo cierto , como apuntamos arriba, que en Madrid huvo siempre Christianos Mozarabes en la opression de los Moros, es probable quedassen en ella los Cavalleros de este Apellido, al qual algunos hacen Godo, y otros Romano, de la Progenie de Lucio Vargunteyo, Senador Romano pero todas citas son congeturas, à que no alcanzan los Instrumentos. Lo cierto es, que en aquella Conquista lucieron esforzados tres hermanos Vargas, con el mayor aplauso de su valor, ocupado en los primeros empleos de las Armas del Catholico Athlante, de donde, sin violencia, se infiere, que no sería de poca estima la clara estirpe , que merecía à su Dueño la confianza de tales cargos, pues mostro su generosidad, dandose por bien sèrvido, y señalandoles Tierras, asi en Toledo, como en Madrid, de las que fue successor el memorable Ivan de Vargas, de cuyos Padres, y hacienda se trata por irrefragables Testimonios, que estàn presentados en las Informaciónes de nuestros Celestiales Labradores. Del mencionado Iván de Vargas fueron la Alquería, llamada Eraza, que està en Termino de Talamanca, media legua de la Villa, y como cinquenta passos de la Casa en que vivieron nuestros Santos, para labrar esta hacienda y las heredades, que oy estan entre las dos Puentes, Segoviana, y Toledana, y la Ermita del Santo, siguiendo à los Carabancheles, Alto, y Вахо, en donde hay muchas Memorias, assi de los generosos Amos, como de los Santos Criados. Y las ondas de sus Armas fon las mismas Aguas de la milagrosa Fuente, que abrió en la Peña con la Ahijada el mismo Santo, llegando allí sediento este Cavallero su Amo, como se lee en la antigua Vida del Santo, donde se dice, que Ivan de Vargas tuvo en Doña Ñufla su muger, dos hijos, y una hija, llamada Doña Maria, que fué à la que resucito San Isidro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario